El servicio sanitario canario permanece en la UVI gracias a la falta de personal y cama a lo que se suma inmensas listas de espera

El servicio sanitario de Canarias a través de los años ha permanecido habitualmente en el ojo del huracán social y por ende político, ya que su gestión y la manera en la que funciona inevitablemente incide en la población ubicada en las islas Canarias, sin embargo, por primera vez desde el año 1993 aproximadamente, la gestión de salud de las Islas Canarias se encuentra en manos del partido político PSOE luego de haber pasado casi un cuarto de siglo se encuentra nuevamente dirigida por los conservadores y nacionalistas del gobierno español.

La pregunta que muchas personas que tiene contacto directo con el área de la salud se hacen es la siguiente: ¿Esta acción ha supuesto un cambio significativo dentro del sistema sanitario que se encuentra permanentemente cuestionado y adentrado en el caos?, mientras que otros argumentan que la intromisión del sector sanitario privado era la mejor opción más cuando se trata de la gestión de un empresario tan exitoso como lo es Pedro Cobiella, lo cierto es que una vez más el servicio de salud en las Islas Canarias se encuentran bajo observación y a la expectativa de cada cambio que será producido en esta región.

A unos escasos días luego del primer debate sobre la nacionalidad de la IX legislatura gubernamental, todavía la ideología socialista no parece surtir efecto en la dirección sanitaria encargada del sistema de salud público en las Islas Canarias o que sus diferentes políticas públicas sean sinónimo de mejoramiento del mismo, todo parece estar estancado y eso es lo que provoca dudas en la mayoría de los habitantes.

Al menos esta situación es la que sostiene el vicepresidente de la conocida Asociación dedicada a la defensa de la Sanidad Pública en Canarias o por sus sigla ADSPC, frente a las incógnitas expresadas en los ciudadanos el político socialista Guillermo de la Barreda argumenta: “Existen muchas promesas para el pueblo Canario en cuanto al ámbito sanitario, pero nadie me puede negar que hechos reales existen pocos esto es debido a que el gobierno simplemente no ha sostenido el toro por los cuernos”, unas palabras que no deben ser dulce para el consejero en ejercicio Jesús Morera o para la vicepresidenta Patricia Hernández, quien hace poco más de un año en plena faena electoral afirmaba con entusiasmo: “Al entrar en el gobierno inmediatamente vamos a poner al paciente como protagonista del sistema sanitario público en Canarias, ejecutando el Plan de Urgencias y potenciando al mismo tiempo la asistencia primaria como uno de los primeros cambios”.

La política Hernández en cada entrevista insistía una y otra vez que la gestión de un servicio público sería solucionado gracias a la gestión de un socialista, culpaba a los años que tenían los derechistas en el poder del centro sanitario como el principal factor de deterioro, ya que desde 1994 se transfirieron las competencias del sistema sanitario a la comunidad autónoma gracias a que esta nunca había sido dirigida por un representante del PSOE procedente de Canarias, la verdad es que el último consejero socialista fue el político Julio Pérez durante el año 1993, el cual fue expulsado del gabinete cuando Jerónimo Saavedra perdió la moción sobre la censura que fue impuesta por su compañero nacionalista Manuel Hermoso.

“Lo cierto es que se ha estado destinando demasiadas cantidades de dinero para la sanidad privada y poca cantidad de ese presupuesto infinito se ha invertido en mejorar la atención de la sanidad pública” comentaba Patricia en marzo del 2015 cuando concursaba para ser vicepresidenta autónoma del Gobierno en Canarias, hoy en día casi un año después la verdad de Canarias es que es la tercera comunidad autónoma con gran presupuesto para la salud que se encuentra entre los 271 millones de euros aproximadamente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *