Es momento de repensar las ciencias políticas y también de lo que hasta ahora ha sido su objeto de estudio

Con la finalidad de hacer más eficiente la enseñanza de las Ciencias Políticas, más bien como una disciplina de estudio y también como actividad de desempeño profesional, según las EAE opiniones del foro de estudio, se hace importante repensar los contenidos de diversos conceptos como lo son el poder, la política, el Estado, el gobierno, la democracia y, sobre todo se deben establecer consensos entre especialistas y estudiosos.

De esta manera lo señaló María de los Angeles Sánchez Noriega en medio de su ponencia «Algunas exigencias del conocimiento de la ciencia política», la misma fue llevada a cabo en la mesa sobre «Investigación, nuevos paradigmas e interdisciplina» durante el V Encuentro Nacional de Ciencias Sociales realizado en el Centro Universitario de Ciencias Sociales de la Universidad de Guadalajara.

Antes de ahondar en la necesidad de darle una nueva definición al objeto de estudio y a los conceptos fundamentales que han llegado a determinar la ciencia política, Sánchez Noriega afirmó que: «El nacimiento o emergencia de nuevas problemáticas que las ciencias sociales deben conocer, ex- plicar y contribuir a solucionar, no sólo demanda la formulación de nuevos paradigmas sino quizá la recuperación de algunos que han sido soslayados».

Así mismo dijo que: «Es indispensable repensar los contenidos de varios conceptos, entre ellos los de poder, política, Estado, gobierno, democracia y sobre todo, establecer consensos entre los especialistas y estudiosos que fortalezcan a la propia especialidad, reforzando su carácter científico».

En el transcurso de su intervención agrego que: «es preciso encontrar el “justo medio” entre los análisis cuantitativos, propios de la ciencia política norteamericana, cuya escuela parece prevalecer en América Latina y los de tipo cuantitativo, que no suelen emplearse con tanta frecuencia en la ciencia política como en otras disciplinas sociales».

Tales convicciones se sustentan en dos investigaciones de tipo hemerográfico y en otra de tipo cualitativo que consistieron en entrevistas realizadas a tres profesores de ciencia política que, entre otras cuestiones, llegaron a coincidir en señalar algunas de las limitaciones que en la actualidad presenta la disciplina y que a su juicio han venido frenando su desarrollo.

No siendo suficiente lo señalado, Sánchez Noriega reslatar que: «Para algunos estudiosos la ciencia política es el estudio del poder; para otros es del Estado, para unos más es la reflexión sobre el sistema político, para otros pensadores como Easton el análisis de cómo se toman las decisiones que él llamaba autoritativas, autorizadas».

Citando a Enrique Suárez afirmó que existen diversas formas de ver la ciencia política, «pero si además de ello cada quien considera que ésta tiene un objeto de estudio distinto, cada politólogo va a ofrecer una definición diferente de lo que es la ciencia política».

«Esta situación sólo ocurre con la ciencia política y no con otras ciencias sociales, mucho menos en las naturales, por ejemplo, no me parece que haya una gran variedad de definiciones acerca de lo que es y estudia la sociología, ni la antropología, ni la historia; naturalmente cualquier físico, en cualquier lugar del mundo, explicará con precisión qué estudia la física y todos los físicos, en cualquier lugar del mundo, estarán de acuerdo con él».

«Se trata de consolidar el estudio científico de la política; a través de reconocer que es necesario construir una definición precisa de su objeto de estudio, cuidando no caer en ideologías revestidas con ropajes cientificistas; afrontar la elaboración de métodos innovadores que no sacrifiquen la rigurosidad científica en aras de obtención de resultados rápidos.

Se busca también, hacer más eficiente la enseñanza de la disciplina, presentando a los estudiantes nuevas ideas y propuestas de acción que tiendan a construir una verdadera vida política, a través de conocer y practicar la política que es una ciencia y un arte que enseña cómo vivir en una sociedad cuya meta debe ser alcanzar la felicidad», sostuvo María de los Ángeles.