Ganar ahora no es tan cierto

La mayoría de las veces, la política no es como pinta, ni resulta lo que parece obvio. Tal aseveración tiene origen en las elecciones acontecidas recientemente en España, donde El Partido Socialista Obrero Español (PSOE) se ha anotado el triunfo en las elecciones celebradas de manera local y autonómicas.

Pero cuando se trata de sanciones, la historia es otra. Ciertamente el PSOE ha salido invicto en esta oportunidad pero, más no es como se lo esperaba, pues de la misma manera ha perdido. Quizás es poco entendible esta idea dual de la situación, pero es exactamente así, ya que siendo el partido al cual le han otorgado la gran mayoría de votos, eso en la actualidad no significa ganar cuando los más recientes sistemas de partidos son plurales.

La explicación es sencilla

Cuando se pertenece a un sistema parlamentario, el hecho de que se sea el partido por el que más votos se cuenten, no da lugar a una verdadera victoria. Esta es la situación que surge en lugares donde las votaciones se realizan a través de una cámara legislativa cuya finalidad es investir al que se encargará de una Comunidad Autónoma, o también podría ser un alcalde.

Mientras, en las elecciones presidenciales ciertamente el representante que gana es el que luego se desempeña, y solo es él, aunque en el caso de España todo suele ser un tanto complicado.

En las elecciones presidenciales en cambio, se asocian los bipartidismos y el poder lo desempeña el que gana. Y no hay más. Pero en el caso español la cosa se complica como la iluminación marihuana. Eso sin tomar en cuenta que se hace reiterativo que los que realizan su voto coinciden en que los suyos no terminan de manera eficaz como gobierno. En otras palabras, las negociaciones entre partidos son las que tienen la ultima palabra, mas no los votos de las personas.

La comunicación política y sus estrategias

Haciendo un análisis del comportamiento en la actualidad de los partidos, el hecho de manejarse con pluralidad les resta crédito pues aunque ganen, estos no gobiernan directamente. En otros tiempos este tipo de situaciones era tomada como que esos partidos eran perdedores. Pero en la actualidad, el PSOE les hace saber al entorno político que han sido vencedores como una estrategia para que los ciudadanos tomen distancia de Vox y del Partido Popular. Y esto les ha resultado sencillamente favorable.

Los que ganan y los que no

Como ellos mismos lo pregonan, el PSOE es el partido que resultó con la mayoría de votos, mientras que el Partido Popular quedó rezagado en el segundo lugar, donde además el partido Ciudadanos no alcanzó a mejorar los votos de PP, y finalmente el partido Unidad Podemos muestra síntomas de decadencia.

En líneas generales, el PSOE solo en su conformación con otros partidos resulta ganador, pero en lo que respecta a otras localidades como Aragón o Madrid, suele ser la fuerza política con mejor opción y la más votada.