Con i nostri figli dobbiamo anche parlare di politica

Nessuno è esente dal contatto con la politica perché penetra nelle nostre case nel modo meno possibile, attraverso la televisione, la rete, anche attraverso le conversazioni che abbiamo quotidianamente. En el caso de los niños, cerca de los 9 años de edad, estos podrían comenzar a realizar preguntas referidas a ello y a sus consecuencias. De primer momento puede que nos resulte un tanto complicado, pero siempre será importante que tratemos el tema de manera objetiva y positiva para poder resolver sus dudas de forma sencilla, ya que de esta manera Les ayudaremos a centrarse en el mundo real y con ello poder comprender los problemas que surgen en la sociedad.

La política y los adolescentes

Desde hace poco tiempo se ha podido notar que algunas generaciones han despertado de algún modo un interés profundo, y ello se nota pues los jóvenes de la actualidad no suelen mostrar gran atracción por la política y menos por las instituciones. Pero no deja de ser importante que tengan un conocimiento aunque sea básico del mundo que los rodea y de los organismos que regirán sus vidas. Pueden manejar conceptos como el de ‘constitución’, ‘democracia’, ‘sufragio universal’ o ‘derechos humanos’, que estos no solo sean materias obligatorias dentro de sus estudios, sino que se incorporen a su conocimiento total en compañía de su aplicación y efectos. Sin dejar a un lado la educación en tolerancia, a fin de que puedan respetar las ideas de los demás.

Escuchar con atención sus preguntas

Si un día amanecemos bajo un interrogatorio de nuestro hijo sobre determinados términos políticos, debemos hacer un esfuerzo para responder de manera simple pero adecuada a su edad. Con la idea de que puedan entender, podemos hacer referencia de algún ejemplo de su vida diaria, como podrían ser las elecciones a delegado de clase, o quizás otros temas que se relacionen con sus actividades escolares.

Mantenerlo informado

Debemos dedicar aunque sea un rato en nuestras conversaciones, a explicarles a nuestros hijos lo que sucede en el país o el mundo, y de esta manera estarán informados de lo que acontece a su alrededor.

Siempre debe existir un ambiente de diálogo

Nuestras ideas nunca deben ser impuestas y menos si se trata de política. La idea es que nuestros hijos vaya formando su propia idea y opinión. Aunque nos encontremos apoyando determinada ideología, no es correcto solo centrarnos en ella, por lo que se deben evitar descalificaciones e insultos, bien sea hacia los políticos o hacia personajes del entorno público con el fin de enseñar la tolerancia. Así podrá aprender a debatir y dialogar desde pequeño.

Debe aprender sobre los sistemas políticos

Si bien en sus escuelas comienzan a identificar los diferentes sistemas políticos, es tarea de los padres colaborar con dicho conocimiento. Así mismo, sería ideal que se haga mención de lo que es la democracia y su significado, acompañándolo de algunos detalles sobre la lucha que se ha llevado a cabo durante los últimos años a fin de conseguir, por ejemplo, el derecho al voto de las mujeres.

La idea primordial es que nuestros hijos puedan comprender los cambios sociales y políticos que se vivieron y se continúan transitando. Para ello, resultaría genial llevarlos con nosotros al momento de ejercer el voto para hacerlos partícipes de tal hecho. Así mismo, podemos aprovechar el momento de las Elecciones generales para animarlos a que se involucren en los cambios sociales.