Cuando un estado pasa a formar parte de la Unión Europea, ¿Qué sucede?

De acuerdo a Christopher Bickerton, este señala en su artículo, que los estados se caracterizan por una distancia que es cada vez mayor entre el gobierno y la sociedad. En la actualidad, las políticas europeas han intensificado su tecnocracia, por lo que se ha incrementado el crecimiento del populismo. De este modo, la brecha que existe entre la élite política y el resto de la sociedad es cada vez mayor.

Quizás pensemos que sea una paradoja, el hecho de integrar la democracia de los Estados que son miembros, dentro de la democracia, esa que es propia de la Unión Europea, no siempre alcanza como resultado uno de los mejores funcionamiento democrático.

En su artículo Vivien Ann Schmidt, hace referencia al desafío democrático que supone la integración europea, y de lo que se debe hacer si se desea que ambos niveles de democracia llegaran a interaccionar de un modo más productivo.

La Unión Europea tiene como requisito imperativo para el acceso de nuevos países un sistema democrático activo. Y es que en una sociedad civil que es dinámica, solo se demuestra que la democracia y el buen gobierno en realidad funcionan.

El papel transformador de la Unión es desglosado en este capítulo por Nieves Pérez-Solórzano bajo el prisma de la estrategia de promoción de la sociedad civil en los países candidatos a entrar en la UE. Entonces, debemos preguntarnos cómo ha cambiado la política de ampliación luego de la crisis.

El bienestar: En toda Europa no se emplea de la misma manera el concepto de estado de bienestar, pero sí se trata de un gran logro para todas las economías, ya que se hace imprescindible si lo que se busca es una sociedad habitable y a un Estado eficiente, como señala Kees Van Kersbergen en uno de sus artículos.

El estado del bienestar se encuentra atrapado por los retos demográficos y económicos de la actualidad, por lo que Europa tiene el deber de encontrar las más recientes maneras de garantizar la protección social, y a su vez la promoción del crecimiento económico sostenible.

Educación: Tratar de coordinar y de integrar la educación superior en Europa se trata de un proceso que es bastante complejo, y que además requiere de esfuerzos en diversas direcciones. Algunas iniciativas políticas que se han puesto en el tapete muestran al programa Erasmus de movilidad o el Espacio Europeo de Educación Superior.

Robin Shields se dedica a analizar en su artículo desde una perspectiva internacional, el como la prioridad para la UE ha sido hasta ahora mantener el desarrollo de la educación europea con respecto a América del Norte o Asia Oriental.

Religión: alrededor de 25 millones de musulmanes hacen vida en los 28 Estados que conforman a la Unión. Por lo que, la religión no se trata de un asunto menor cuando se habla de la sociedad europea. Durante los años 80, se alcanzó a cambiar la percepción de la inmigración proveniente de países como Marruecos o Pakistán: estos ya no son los emigrantes marroquíes o pakistaníes, sino los musulmanes que “ponen en peligro el tejido social europeo”.

Para Bichara Khader, se hace imprescindible que los inmigrantes realicen un verdadero esfuerzo para integrarse y, también que las sociedades se abran a fin de evitar que las tensiones que se viven en la actualidad vayan a más allá.