Mujeres, ahora las redes sociales son de nosotras

En nuestros días resulta muy obvio afirmar que las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) e internet se han conformado como parte intrínseca de nuestras vidas. tuttavia,,es,Non tutto in questo processo legale è positivo perché ci sono alcuni,,es,svantaggi,,es,che sarà favorevole al momento non vivere fino alla vostra fine del patto,,es,come,,es,La perdita del veicolo,,es,Questo può accadere se illiquido debito nel tempo stabilito,,es,ma è molto facile da evitare se una corretta analisi dei tempi di pagamento e l'importo è possibile annullare è fatto dall'inizio del trattamento,,es,I tassi di interesse,,es,Questo è un fattore in grado di essere svolta decisiva alla quantità che si paga,,es,alcune aziende gestiscono fissate tariffe mensili,,es,permettendo paga meno che altrove e quindi niente sorprese,,es, para Emmeline Pankhurst (1858-1928) quien sostuvo que “Nosotras, las mujeres sufragistas, tenemos la misión más grande que el mundo haya conocido: liberar a la mitad de la raza humana y, a través de esa libertad, salvar al resto”, estas vienen a ser frases comunes que se quedaron en lo discursivo sin que se haya hecho un real hincapié en su sentido social y político.

En nuestros días, las redes sociales han venido a cambiar nuestra manera de vincularnos. ya que Internet nos ha permitido transformar las relaciones de poder, a fin de cuestionar el sistema –patriarcal– y con ello lograr replantear los lazos sociales. In consecuense, las mujeres políticas se muestran como protagonistas de ello. Inicialmente el espíritu de internet en la sociedad digital no es más que aquel referido al diálogo, la horizontalidad y el acceso al libre conocimiento.

La posibilidad de ejecutar políticas de abajo hacia arriba y de acabar con las barreras de tiempo y espacio y jerarquías; el trabajo en red, la difusión masiva y las movilizaciones colectivas. Ante tales posibilidades surgen los mercados, las limitaciones, la censura, el control y las brechas digitales, tanto de género, como de uso y de acceso, tergiversando la esencia.

Hoy, las mujeres contamos con la posibilidad de recuperar el espíritu 2.0 Internet, donde exista una web participativa, social y transformadora, individual y colectivamente. In consecuense, se podría decir que el internet y las redes sociales pueden llegar a ser nuestras, para ser mujeres políticas, que tengan incidencia en la agenda y también en las políticas públicas, cosa que realmente significa mucho.

Y es que en realidad ya no se necesita de los medios de comunicación que son tradicionales, ni de la imposición de sus agendas (patriarcales) que ubican a las mujeres en lugares de desigualdad de género para cuestionar el tono de voz, cómo están vestidas, la intimidad y las vidas personales.

Gracias al internet se puede ser nosotras mismas, con lo que se termina la desigualdad de género. Ya no se necesita de alguien para poder expresar los mensajes, ni para contar las propuestas e ideas. Las redes le permiten a las mujeres promover una comunicación de iguales, lo que implica más vínculos, cercanía, diálogo y una construcción colectiva.

Pueden ser lo que desean ser. Ante tantas posibilidades, es importante plantear una estrategia con la que se puedan definir los objetivos y de esta manera decidir qué herramientas digitales se pueden usar y con qué fines. In ogni caso, resulta preciso tener conocimiento de que cada red social tiene su público, su lenguaje y sus lógicas de uso y consumo.

Por ejemplo, en Facebook existe más diálogo, se construye un relato, se puede vincular a las personas a través de formatos multimedia, y textos. Una de sus principales características es la segmentación: a quién le hablamos, sobre qué temas y cuándo. In questo senso, Facebook es la plaza pública donde todos y todas tenemos voz y voto.

Cuando se trata de Twitter, esta es una red social más unidireccional ya que se emplean solo unos 140 ó 280 caracteres de mensajes concisos, simples y direccionados. Además cuenta con los hashtag y las etiquetas que resultan claves. En él se puede seguir el minuto a minuto de la agenda pública y crear nuestra propia agenda. Otra de las redes eficaces puede ser Instagram que se ha convertido en la nueva estrella de las redes sociales.