La relación entre la iglesia y el estado italiano

Para nadie es un secreto que entre el papado y el mismo estado italiano se disputaban contenciosos que no se habían terminado de resolver luego de la incorporación de los estados pontificios para la nueva Italia. Por parte de la iglesia no se reconocía al reino de Italia, algunos estaban dispuestos a solucionar estos problemas directamente en el cálculo político ya que existía cierto grado de conciencia que gran mayoría de la sociedad italiana es considerada católica por lo que no era la mejor idea mantener un conflicto que había seguido durante mucho tiempo.

Al conseguir mucho apoyo de parte de la iglesia y la organización católica para solucionar el contencioso se considera una jugada bien pensada que puede llegar a ser quien consolide el fascismo, Mussolini fue considerado un oportunista desde siempre. La iglesia en estos momentos ya tenía una mejor comprensión sobre el triunfo en la revolución de Rusia para 1917, donde mediante acuerdos directamente con el estado italiano se calmaban los miedos al comunismo. Durante el desarrollo de la historia los católicos han tenido una fuerte postura sobre el fascismo y aunque no siempre ha sido unánime se ha mantenido a lo largo del tiempo.

Entre la iglesia y el estado han habido varios acercamientos desde 1919, Mussolini ha estado detrás de todos los acercamientos importantes, participo mucho en las maniobras para el acercamiento a la iglesia, cambiando la administración en un sentido que fuera positivo para la religión, a su vez permitió que los capellanes existieran en las milicias así como en las organizaciones fascistas juveniles. Hizo obligatorio en las aulas y las salas de los tribunales la incorporación de los crucifijos, por último hizo de la educación católica algo necesario para la enseñanza en las escuelas públicas,

Duce fue quien frenó en seco todo lo relacionado al catolicismo en la política mientras que Mussolini mantenía en la iglesia la educación privada, luego vino la eliminación del partido popular italiano así como la eliminación del sindicalismo católico. Para 1925 todos los involucrados se sentaron a dialogar. Se firmaron varios tratados donde se puede destacar el tratado que reconoce al Vaticano como un estado soberano. También se firmó un tratado político donde la Santa Sede reconoció el Reino de Italia y Roma como la capital, ya que tenía años siendo un hito significativo que logró combinar y cerrar muchos años de disputa.

Que te pareció este articulo?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *