¿Puede estar al margen de la política la universidad?

Antes de iniciar un debate sobre política, es importante mantener presente que la política se trata de ese espacio en donde se apertura la participación, para alcanzar la posibilidad de definir con claridad las posibles proyecciones en el caso de una institución como la universitaria, pero más allá, de la sociedad entera, aseguran los estudiantes del foro EAE opiniones.

Desde tiempos remotos, los más jóvenes son quienes se han caracterizado por su activa participación dentro de la vida política y social de los países, por lo que juegan un papel realmente determinante en lo que respecta a la defensa de los derechos que involucran los sectores más populares. Tal acción ha sido reconocida incluso como una hazaña heroica: “la juventud vive siempre en trance de heroísmo. Es desinteresada, es pura. No ha tenido tiempo aún de contaminarse.” (Manifiesto de Córdoba – Argentina, 1918).

En las últimas décadas se han realizado planteamientos con los que se pretende mantener en el margen de la política a los jóvenes, situación que ha intensificado el debate sobre el rol que debe cumplir la juventud universitaria dentro de la vida política y social de un país. De acuerdo a la opinión de los especialistas, es importante que se haga política dentro de las universidades ya que existen aspectos de gran relevancia que tienen inherencia directamente con lo que se desarrolla dentro de las mismas. 

Y no se trata de un tema nuevo, pues las universidades fueron creadas precisamente para tener un acceso al conocimiento, a la ciencia, y también a los nuevos elementos de la conciencia social; todos estos siempre han sido factores que inciden de forma directa en las universidades. En consecuencia, podríamos deducir que gran cantidad de las situaciones que son significativas dentro de la vida universitaria muestran relación con los factores ideológicos y políticos de lo que acontece a nivel social.

Y esta se trata de una situación que es inevitable, debido a que expresa las características que son propias de la sociedad, ya que en cualquiera de los ámbitos en donde se desarrolle la vida, o la existencia misma de los seres humanos necesariamente implica intereses, e inequidades y sobre dicha base es donde se manifiestan los diversos individuos y grupos humanos. En consecuencia, dicha actividad, es decir, la política, pasa a ser algo natural en la sociedad y es por ello que la universidad no puede encontrarse al margen de ello.

Sabiendo que la universidad es entonces un espacio para el debate y la participación, resulta el lugar ideal en donde se pueden definir con más claridad las proyecciones de tales instituciones, y de la sociedad entera. La universidad tiene su razón de ser al momento en que se inscribe dentro de una sociedad, dentro de la proyección que la sociedad pueda tener. Ante ello, los especialistas no se muestran como profesionales asépticos dentro de un plano ideológico, ya que son profesionales que tienen un compromiso bien sea con una u otra posición dentro de la sociedad.

Existen profesionales que están comprometidos con los sectores oligárquicos, pero también nos podemos encontrar con profesionales que de lleno están comprometidos con el pueblo, lo que implica que deben luchar y debatir a fin de que la universidad aporte de mejor manera para la superación de las inequidades.